sábado, 21 de noviembre de 2015

Reseña de "Gloria Victis 2. El precio de la derrota" de Juanra Fernandez, Mateo Guerrero y Javi Montes

Acaba de ser publicado por Norma el segundo número de “Gloria Victis”, serie sobre el mundo de las carreras de carros en la Roma antigua a cuyo dibujante -Mateo Guerrero- hice una entrevista virtual recientemente. Fue verlo en las novedades y hacerme con el tomo sin dudarlo.

Esta obra sigue destacando por el estupendo y colorista dibujo, con escenas donde puedes bucear un perderte un rato buscando detalles o disfrutando de la ambientación, con escenas muy cinematográficas donde está muy conseguido el movimiento, la continuidad narrativa. Así, sigue destacando el trabajo de Mateo Guerrero a los lápices y de Javi Montes al color.

Además, ya no estamos en el tomo de presentación de personajes; aquí la historia arranca y veremos a nuestro protagonista, Aelio, jugarse su futuro en una carrera de bigas en el circo de Ilici (Elche), lugar donde si hizo famoso su padre, el auriga Hermeros, y donde más famoso aun es el auriga Diocles. Allí tendrá por rival al hijo de uno de los aurigas vencidos por su progenitor, quién buscará venganza por cualquier método para tratar de devolver la humillación al hombre que él considera culpable de la deshonra de su padre.


La narración concluye en sus últimas páginas con un giro final sorprendente, que te hace darte cuenta que la historia va bien en serio y no busca apalancarse el lugares cómodos y ya vistos, y que, sin duda, te deja pensando “¿cuando publicarán el tercer tomo?”, cuyo título será Gloria Victis: Némesis.

Para concluir, os deja la sinopsis oficial de este estupendo segundo volumen, volviendo a recomendar Gloria Victis a todos los amantes del comic histórico:

Aelio, convertido en un hombre, vuelve a pisar la arena que vio morir a su padre. Allí revive inevitablemente los recuerdos que cambiaron su vida, a la vez que se intensifican sus sentimientos amorosos hacia la hermosa Fabia. Los caballos son ahora su única familia, y sobre un carro se convierte en el gran auriga que fue su padre.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario