lunes, 23 de noviembre de 2015

Reseña de "El Mármara en llamas" de Blas Malo

En el siglo VIII, los musulmanes intentaron conquistar Constantinopla, la capital del Imperio romano de Oriente, el único que aun se mantenía en pie en esa fecha. Fueron rechazados de sus murallas y sus aguas gracias a las aguerridas tropas bizantinas y al famoso invento que les daba una gran superioridad militar: el fuego griego.

En esta novela de Blas Malo se mezclan diversas historias y personajes, entre los cuales están Calínico, el extraño alquimista a quién la tradición apunta como inventor de la forma secreta de este líquido inflamable que seguía ardiendo aun en el agua y al que tantas victorias navales deberán las armadas de emperador. Será esta figura y la de diversos personajes que irán surgiendo a su paso quienes lleven el peso de la novela, como su antiguo compañero y luego rival, o la de su idealista discípulo y su joven amada que reciben el encargo de desempeñar una misión secreta: viajar a Egipto y encontrar un antiguo tratado que daría un arma aun más poderosa que la actual fórmula del fuego griego.

Salpican la obra también capítulos dedicados a los emperadores bizantinos y a sus generales, y tiene su punto fuerte en las batallas y escaramuzas acaecidas contra los invasores islámicos, con una estupenda narración del combate en torno a la ciudad de Constantino. Por desgracia, en su segunda mitad, la parte militar y las intrigas entre senadores, espías y los conflictos armados pasan a un segundo plano y toma un protagonismo mucho más marcado la mencionada expedición, la narración de la cual adolece -para mi gusto- de algunos problemas: Personajes con poca chicha que van dando tumbos de aquí para allá, salvándose o encontrado nueva pistas más por casualidad que por otra cosa dentro de una narración que detalla muy bien la vida de la época y que ilustra vivamente las escenas pero que parece haber perdido el timón de la historia en general. Aun nos quedan algunos combates y algo de emoción, pero por desgracia la novela comienza mucho mejor de lo que acaba.

Fuego griego
Aun así, en su conjunto, tiene muchos puntos buenos: La calidad de la escritura es más que aceptable y la descripción de la época deja bien claro que Blas Malo se tomó muy en serio documentarse, y eso es un punto a favor siempre en la novela histórica. Una novela que se deja leer, pero que me desilusionó un poco por ir perdiendo fuelle; puede ser una buena lectura veraniega o de desconexión entre otras más densas, pero dejará el sabor agridulce de lo que pudo haber sido de haber tenido un enfoque más militar y político y se perdió con el camino al entrar en aventuras y viajes entrelazados con dramáticas historias personajes que se alargaron demasiado junto al inevitable romance entre protagonistas.

El autor es conocido por sus novelas históricas, entre las que también destacan “El señor de Castilla” (la cual yo mismo reseñé en Hislibris) y su primera publicación, “El esclavo de la Al-hambra.”

Para conocerlo mejor podéis consultar su perfil en Ediciones B o bien su propio blog. Muy activo en el mundo de la novela histórica, es además el coordinador de las jornadas de novela histórica de Granada, una labor encomiable.

Autor: Blas Malo Poyatos
Título: El Mármara en llamas
Editorial: Ediciones B (2012)
Páginas: 528

No hay comentarios:

Publicar un comentario