martes, 23 de septiembre de 2014

Crónica del festival Malaca romana 2014

El sábado 13 de septiembre de 2014 tuvo lugar en Málaga el primer festiva “Malaca romana”, organizado por la asociación cultural Zegrí e Hispania Lúdicaque contó con la participación de los grupos de recreación LEGIO I VERNACULA -Roma republicana-, LEGIO VII GEMINA COHORS BAETICA -Bajo Imperio-, BONA DEA -recreación civil-, y los chicos de la LEGIO VII CLAUIDIA PIA FIDELIS, liderados por el aguerrido centurión TITVS.


¿Un festival romano en Málaga? Qué duda cabe que la fecha quedó apuntada en rojo en el calendario, al menos para asistir como espectador al mismo. Y en esas estaba cuando un par de semanas antes contactó conmigo José Sánchez Toledo para que participase junto a ellos en el desfile. Todo un honor, y toda una experiencia por vivir.

Jose (AKA TITVS) me traje todo el equipo necesario para equiparme como un legionario de las Guerras Dacias de Trajano. El sábado por la mañana, a eso de las 12:00 nos encontramos en la “Cofradía de los Estudiantes”, enfrente del teatro romano de Málaga. Tras los saludos de rigor, compartimos una breve charla y entre idas y venidas me ayudaron a equiparme al completo.

Yo, en mi inocencia, pensaba que me colocarían cual recluta patoso al final del desfile, para no estorbar mucho... pero justo antes de salir oigo al centurión gritar mi nombre y señalar con la vitis la primera fila. Glups, el novato marcando el paso... todo un honor y una responsabilidad. Y así que salimos a las abarrotadas -y calurosas- calles del centro de la ciudad en un recorrido que nos llevó de nuevo hasta el teatro romano, en cuya explanada concluyó el desfile con diferentes explicaciones sobre el ejército romano y los gladiadores por las distintas asociaciones, así como con ejemplos de formaciones de batalla en vivo. 

Los espectadores no dejaron de sacar fotos y grabas vídeos durante todo el tiempo y es una pena que de la prensa local sólo “La Opinión de Málaga” publicase una galeríade imágenes del evento. Un suspenso enorme para el resto de la prensa malagueña. A nivel nacional, el periódico el Mundo, en su edición andaluza, dejó también un artículo de Ignacio del Valle que repasa el desfile.

Pues bien, así que llegamos ante el teatro y de nuevo que veo que el centurión grita mi nombre y me llama para que sirva como uno de los ejemplos del equipamiento del legionario romano. Glups. Debo decir que estaba ya casi agotado, había momentos en los que no sabía si el brazo se me iba a car al suelo, iba a soltar la espada o simplemente iba a car de agotamiento. Apreté los dientes y eché los restos hasta el final de la presentación. 




Y es que el conjunto del equipo militar es bastante pesado y fue toda una experiencia ponerse en la piel de un legionario romano; la espalda y el cuello los tuve doloridos por unos días, amen de unas buenas agujetas en brazos y piernas. Que razón tenía José Toledo en su artículo en la revista Desperta Ferro cuando apuntaba que los legionarios romanos debían tener muy desarrollada la musculatura de esas partes del cuerpo. Yo apenas estuve un par de horas... y pensar que los legionarios de la Antigua Roma marchaban decenas de kilómetros cargando además con el equipo extra de la furca... uf, me tiemblan las piernas sólo de pensarlo. Queda claro que la preparación física del leigonario romano era tremenda, siendo esa una de las claves de las legiones junto a su temida disciplina, su equipamiento superior y la versatilidad táctica de la legión.


El olor a metal, sudor, cuero, se queda grabado en la mente, el peso del escudo, la la armadura y el casco y lo difícil que es sujetar bien el pilum,como desenvainar y colocar bien el gladius al golpear... en fin, muchos detalles descubiertos gracias a haber participado en vivo en un desfile; y es que, por mucho que leamos libros no hay nada como hacerlo “de verdad” para darse cuenta como encajan teoría y realidad, dando así a la importancia que se merecen a los grupos de reconstrucción y arqueología experimental dentro de la investigación histórica.

Tras el agotador desfile no pude acompañar a los chicos de la VII Claudia a la comida de hermandad ya que tenía otros compromisos, pero hemos prometido seguir en contacto y estrechar aun más los lazos. Desde aquí, muchas gracias a todos, en especial a José Sánchez por dejarme vivir esa experiencia.

Podéis encontrar más fotografías aquí:

3 comentarios:

  1. Tú no serás el segundo por la derecha con el gladius pompeii, ¿no?
    Enhorabuena por la exhibición, qué envidia de equipamiento.
    Arturus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Segunda foto, el de en medio. y sí, llevaba un gladius pompei. Eso sí, todo de prestado Arturus. ;)

      Eliminar
  2. Muchas gracias por tus comentarios amigo, debo reconocer ante todo tu alto grado de compromiso, pundonor y esfuerzo siendo tu primera vez como recreacionista de un legionario imperial totalmente equipado para entrar en combate.

    Por lo demás estuviste muy a la altura de las expectativas, como es de esperar de alguien como yo, que ha vivido durante años la Roma antigua en libros, fuentes, películas, exposiciones, novelas y museos y ... de pronto da el salto a experimentar en su propia persona el como aquellas herramientas de la profesión militar que conocemos hoy como la panoplia del legionario romano, interactuan biodinámicamente con tu cuerpo.

    ¿Como se usan, como se llevan, como huelen, como pesan y para que debieron ser inventadas?
    Todas esas preguntas y muchas mas son las que pretendemos en nuestra humildad responder de un modo empírico y aproximado con la experimentación recreacionista.

    No obstante nos quedan muchas experiencias por vivir, como son las marchas, pernoctas en vida campamental con comida romana, combate en formación, despliegues, esgrima antigua legionaria y demás aproximaciones prácticas que nos darán una idea de aquellas respuestas que ya no encontramos en los libros de ensayo o fuentes escritas de la época.

    Un placer y un honor tenerte entre nuestras filas estimado milite Vorivs.

    José Sánchez Toledo/ Centvrio LEGIO VII CLAVDIA PIA FIDELIS.

    ResponderEliminar