lunes, 10 de julio de 2017

Reseña de "El guerrero a la sombra del cerezo" de David B. Gil

La literatura de temática samurái no parecería el género más popular en nuestro suelo patrio, aunque desde hace años hay algunas editoriales que apuestan por él con fuerza junto a otro tipo de literatura del país del sol naciente, como por ejemplo Satori, Ronin Literario o Quaterni y ocasionalmente otras editoriales publican alguna novela ambientada en el Japón feudal. Así, parece que es un género con suficientes seguidores para mantenerlo vivo entre romanos, catedrales, pirámides y cargas de caballería. 


Tenemos incluso unos buenos representantes españoles, apasionados del mundo y la cultura nipona, que han publicado excelentes historias ambientadas en el Japón medieval. Por poner dos ejemplos, la trilogía de Las piedras de Chihaya de Sergio Vega y las novelas de Aki de Carlos Bassas. En este tándem nos falta la tercera espada del grupo de los tres samuráis fuera de la ley: el gaditano David B. Gil, quién ha visto finalmente publicado en papel su opera prima tras la buena acogida que tuvo Hijos del dios binario, su anterior trabajo; anterior en papel pero posterior en escritura ya que el libro que nos ocupa fue autoeditado en Amazon donde se convirtió en un fenómeno de ventas y críticas.

La novela fue finalista de los premios Fernando de Lara de novela histórica y ganó un premio Hislibris al mejor autor novel, primera novela digital en obtener tal galardón. Por suerte, el tiempo ha hecho justicia al esfuerzo y la dedicación del autor y nos llega una estupenda edición en papel de Suma de letras, una editorial que ha apostado fuerte y nos presenta un libro de más de 700 páginas con una portada estupenda y un acabado muy bueno, por menos de 20 euros. Algo realmente de alabar. Así, en su primera semana de existencia, las ventas la catapultaron a los primeros puestos, y la primera edición amenazaba con agotarse, por lo que la segunda llegó en cuestión de días. Éxito merecido sin duda.

El libro nos narra las historias de dos personajes, el peculiar médico Ekei Inafume -de quién el autor ha escrito también un relato a modo de spin-off- y el joven samurái Seizo Ikeda. Venganzas, intrigas, luchas a muerte y otros muchos obstáculos bloquearán el destino de nuestros protagonistas con una trama narrada con maestría y buen pulso narrativo.

La ambientación es otro de sus puntos fuertes, habiendo sido una labor titánica la de documentación por parte del autor y hasta el más mínimo detalle ha sido investigado y contrastado: costumbres, alimentación, geografía, etc. No es de extrañar que el autor haya invertido 15 años desde que concibió el proyecto hasta que lo tenemos en nuestras estanterías.

El autor en Japón
El único “pero” que sería capaz de poner es que yo habría recortado algunos detalles donde se nos van algunas hojas en escenas o descripciones no demasiado importantes, pero vamos, eso es un gusto personal y tampoco creo que de esa criba salieran mas de 10 páginas del total. Y ya digo que esto es por quejarme de algo ya que pese a su tamaño la novela engancha y se lee con gran gusto y rapidez.

En conclusión, una novela de aventuras muy bien escrita y ambientada que nos llevará a un mundo lejano y desconocido y que hará las delicias a los aficionados al mundo samurái pero también de aquellos que disfruten con una buena novela. Y es que, ante el calor del verano que mejor que refugiarse bajo la sombra de un cerezo a disfrutar de la lectura.

Aquí podéis leer en la web Hislibris una entrevista al autor y otra reseña de su obra.

Autor: David B. Gil
Editorial: Suma de Letras (2017)
Páginas: 731

No hay comentarios:

Publicar un comentario