martes, 11 de abril de 2017

Reseña de "Noches de Suburbio" de Víctor Blanco

Dunenburgo es una ciudad altamente tecnificada y militarizada, gobernada con puño de hierro por las temidas Valquirias, mujeres soldado altamente entrenadas y fanatizadas, mejoradas genéticamente y equipadas con las mejores armas y equipamiento militar del mercado. Sin embargo, no todo el mundo puede vivir en Dunenburgo.

Los pobres, los desarrapados y los exiliados por algún crimen viven en la zona exterior, separada de la macro-ciudad por un muro gestionado por una corrupta y torpe policía de frontera. Y esa zona recibe el nombre de Suburbio, el lugar donde una vida humana no vale nada (o vale lo que te paguen por segarla) y donde las drogas, los vicios y la violencia corren por sus calles de la mano de bandas de peligrosos punks, cuyos líderes son los verdaderos gobernantes de la zona.

Pero soplan vientos de cambio en el Suburbio y corre el rumor de que un líder de una de estas bandas está reuniendo poco a poco a todas bajo su dominio. Faisán, Fanfarria... parece tener muchos nombres y un solo propósito: ser el señor indiscutible del Suburbio. En todo este mundo se encuentra viendo pasar sus días Spade, un punk que ha perdido a toda su banda y que pasa los días leyendo, drogándose y jugando a las cartas, hasta que se encuentra sin saberlo en el centro de una conspiración donde se mezclan los intereses de muchas facciones y se ve obligado a desempolvar sus habilidades de supervivencia. Eso sí, Spade no es ningún super-héroe, no decide descolgar un fusil y salir a matar a todos los malos. no. Es un anti-héroe que solo lucha cuando se ve acorralado o superado por la situación y que normalmente prefiere suplicar o correr por su vida. Todo el mundo lo conoce por sus dotes de supervivencia ante los peligros.

Ahora, sin embargo, se verá perseguido por muchos enemigos y tendrá que apañarselas para seguir con vida con su fiel revolver y con los pocos amigos que le quedan en las derruidas calles de Suburbio.

Estamos ante una novela distópica, donde el mundo parece haber sido arrasado por algún tipo de conflicto y solo sobreviven pequeños núcleos tecnificados rodeados de tierras arrasadas, todo dentro de un ambiente ciberpunk, con algunos toques de anime. Curiosamente, parte recuerda a un juego de tablero de los años 90 llamado Necromunda, donde grupos de pandilleros luchaban encarnizadamente por controlar la ruinosa zona exterior de una ciudad mucho más avanzada.

El protagonista, su carácter y su historia son todo un acierto, alejándonos del prototipo de héroe de acción y la historia, aunque algo confusa al principio, termina estando bastante bien hilada aunque algunos personajes secundarios quedan bastante desdibujados cuando da la impresión de que serán claves en la trama (me refiero a Salamandra). Como algo negativo destacar también que la novela necesitaría una última revisión por dos o tres pequeñas erratas. Sin embargo, la escritura es ágil y divertida y transporta bien al lector a ese mundo ruinoso con un buen uso del lenguaje y las descripciones; la acción está bastante bien narrada y los personajes tienen su carga psicológica, no son simples marionetas dentro de una historia. No por nada fue finalista a los Premios Minotauro de 2009. En conjunto, una novela divertida que satisfará a los fans del género, literatura de evasión pura y dura. Pero de la buena.

El autor
Su autor, Víctor Blanco, es actualmente editor de Ronin Literario, co-autor del libro El hombre sin nombre y anda escribiendo su saga de literatura fantástica Delbaeth Rising.


Título: Noches de Suburbio
Autor: Víctor Blanco
Editorial: Arrakis (2011) o en Kindle Amazon
Páginas: 248

No hay comentarios:

Publicar un comentario