miércoles, 1 de junio de 2016

Reseña de "Bestiarius", de Masasumi Kakizaki

Adquirí recientemente el manga “Bestiarius” por curiosidad, después de ojearlo un poco. Romanos, gladiadores, monstruos..., definitivamente tenía que darle una oportunidad. Nos encontramos ante una obra de shonen (manga juvenil), género normalmente plagado de acción, al estilo de los tan conocidos “Bola de Dragón”, “El Puño de la Estrella del Norte” o “Caballeros del Zodiaco”. Tras finalizar su lectura, paso a comentar mis impresiones.

En cuanto al principal tema que me atrajo, la ambientación, decir que es algo muy genérico, muy de fondo y el cómic podía haber estado ambientado en un mundo fantástico. Pero bueno, nos encontramos en el año 85 e.c., donde las legiones de Roma han vencido en todas sus batallas y dominan Europa y el Mediterráneo al completo. Y así, en su imparable avance se van encontrando regiones remotas pobladas por bestias mitológicas y de fantasía (orcos, cíclopes, dragones, minotauros, etc.), a las cuales van sometiendo. Las que caen presas, son enviadas a luchar en el anfiteatro de Roma.

El manga nos presenta dos historias similares, supongo que la de los que serán los protagonistas de futuros números, esto es, la de dos bestiarios -gladiadores que debían enfrentarse a las bestias, los monstruos y que en la Roma de la época se enfrentaban a leones, osos, etc.-, quienes tienen una particularidad: poseen una fuerte afinidad con una criatura fantástica, la cual también será clave en el desarrollo de la trama en ambos casos.

Así, ambientado en una Roma muy particular -no falta el malvado Domiciano con cara de loco ni la intrigante y hermosa matrona romana de escotado vestido-, como si de un universo fantástico se tratara y en ningún momento es un cómic histórico en el que se ha insertado la fantasía. Para nada. Me hizo gracia ver como uno de los protagonistas es contratado como guardia personal de una noble romana y estos iban vestidos como legionarios, con sus armaduras de bandas, sus pila, etc. Ya digo que una historia similar habría valido en casi cualquier mundo de fantasía que hubiera querido inventarse con caballeros, dragones, etc.

El dibujo es bastante bueno y detallista, aunque me disgusta un poco la costumbre de autor de llenar las viñetas de acción con líneas en todos los sentidos. Y no se salva de la repetición de viñetas, hay una del anfiteatro que recicla dos veces. Pese a eso, las ilustraciones están trabajadas y son vistosas y la edición es muy buena, con algunas páginas a color. Comentar que el autor -Masasumi Kakizaki- posee otra obra publicada también por Milky Way, titulada Green Blood y situada en las luchas de bandas en los Estados Unidos del XIX.

Las escenas de acción están bien, pero muchas son algo simples y no pasan de correctas, y el argumento... pues está cogido con pinzas y tiene todos los clichés del género: protagonistas casi invencibles capaces de vencer a todos los que se le pongan por delante. Si ya os parecería increíble que dos venzan a cien a ver como os quedáis cuando os diga que dos, atrincherados en un remoto valle, vencen a varios ejércitos romanos, cuya suma es la de 250.000 soldados. Así. Tal cual. Si hacemos cálculos habrían vencido a 50 legiones, número impensable e inexistente. Total, que mejor no ponerse tikismkis: No es más que un cómic de fantasía en un mundo que se parece al Imperio romano y ya está.

En conjunto, un poco decepcionante, aunque puede que le de una segunda oportunidad con el siguiente tomo, antes de decidir si lo lanzo -definitivamente- a las bestias o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario