lunes, 30 de junio de 2014

Entrevista con Pedro Santamaría, autor de "Peña Amaya"

Hoy toca entrevista con uno de los escritores de novela histórica con los que más me divierto leyendo: Pedro Santamaría, autor de "Okela, "El águila y la lambda" y "Peña Amaya", publicadas por Ediciones Pàmies. Muchas gracias Pedro por el tiempo y las ganas que le has dedicado a responder las preguntas.



1. ¿De dónde viene tu amor por el Mundo clásico, la Historia y, me atrevería a decir, los espartanos?
Mi madre siempre ha sido una consumada lectora. Adora la Historia. Sobre todo le apasionan los personajes femeninos y la mitología griega. Precisamente, el primer recuerdo que tengo de un libro es el de una edición para niños de mitología griega que me compró mi madre: Heracles, Jasón, Odiseo… me entusiasmaban sus historias y, sobre todo, me fascinaban sus cascos. Tengo dos épocas predilectas: la Grecia Clásica y la Europa Napoleónica, aunque, en lo que a Historia se refiere, me gusta picar un poco de todo. La república romana y las guerras púnicas ocupan también un alto puesto en el “ranking”. En cuanto a los espartanos, creo que a todo el mundo le llama la atención esa curiosísima cultura. A mí, particularmente, que ejerzo de cántabro, me atraparon cuando leí hace más de veinte años, que “habían conquistado parte de Cantabria”. Si no fuese así, creo que sería más pro-ateniense.
2. ¿Crees que muchas veces idealizamos ciertas civilizaciones y por lo tanto oscurecemos a otras? Por ejemplo, griegos y persas, romanos y cartagineses o bárbaros, etc...
Ser imparcial es imposible. Idealizar forma parte de nuestro código genético. Y además es necesario. Todos necesitamos algún tipo de modelo, de idea sobre cómo deben ser las cosas. En el caso de griegos y persas, romanos y cartagineses, yo creo que resulta bastante evidente, como occidentales, en quienes nos vemos reflejados. Y no es de extrañar, las culturas griega y romana forman la columna vertebral de lo que somos como sociedad. Es innegable que son los principales pilares de nuestra historia. Sería imposible comprender occidente sin la literatura, la filosofía o los hechos de armas de esas dos grandes civilizaciones. A ellas se han remitido filósofos, artistas e historiadores de todas las épocas. Puede que sea injusto, pero creo que ningún pueblo ha dado tanto al mundo como el griego; y eso incluye a persas y cartagineses. Es normal que los eclipsen. Y Roma, en mi opinión, no es más que la heredera de Grecia.
3. Tus novelas están cargadas de acción, aventuras y batallas. ¿Por qué crees que nos atrae hoy día algo tan cruento y brutal como la guerra en la Antigüedad?
La guerra, con todos sus horrores, es atrayente. La vida es conflicto y la guerra es el conflicto último. El cimiento de cualquier nación es la sangre derramada en el campo de batalla. Pero no es que sintamos morbo por las descripciones de vísceras ensuciando un valle, sino porque la guerra es la situación límite a la que se pueda enfrentar cualquier ser humano, y es en ese contexto en que el hombre saca lo mejor y lo peor que hay en sí. Es el perfecto caldo de cultivo para el compañerismo y la traición, para el amor y el odio, para el valor y la cobardía. La guerra es, en definitiva, el mejor lugar para explorar al ser humano.
4. ¿Cuál es el tiempo que puedes pasar documentándote para tus novelas? ¿Qué es más importante en una novela histórica: La Historia o la historia?
No sabría decirte el tiempo que le dedico. Siempre me ha gustado la historia y eso hace que la documentación forme parte de mis lecturas habituales. Cuando he querido escribir una novela ha sido porque el período más o menos me sonaba ya, y que en algún momento me sedujo. Luego se trata de intentar encontrar todo lo relativo al tema en cuestión y profundizar, siempre a medida que voy escribiendo. En cuanto a lo más importante de una novela histórica, respondería con otra pregunta ¿Qué es lo más importante de un coche? ¿Que tenga motor o que tenga ruedas? El novelista histórico debe ceñirse al corsé que le imponen los hechos pero, al mismo tiempo, insuflar el suficiente grado de ficción como para que la novela funcione como tal. Lo uno sin lo otro cojearía.
5. ¿Tras "Peña Amaya"... ¿tienes alguna idea para tu próxima novela? ¿Quizás ambientada en el Imperio romano?
Después de Peña Amaya no estoy muy seguro de a qué período voy a dirigirme. Tengo varias ideas rondándome la cabeza, varias posibles temáticas. La que está ganando fuerza últimamente es viajar al S.IV, a la batalla de Adrianópolis, pero aún no lo tengo del todo claro.
6. Hace poco leí una noticia que decía que desde el inicio de la crisis la venta de libros había caído casi un 30%. ¿Cómo ves el futuro editorial? ¿Es esta caída algo pasajero y terminará remontando, o no es sólo debido a la crisis e influyen otros factores como el libro electrónico?
La respuesta corta sería que no tengo ni la más remota idea. No conozco bien el mundo editorial, quizá porque he tenido la suerte de no verme sumido en desquiciantes esperas para ver si una editorial u otra se decidían a publicarme. Imagino que en un estado de crisis generalizada la situación es muy complicada, máxime cuando, por lo que parece, muchas editoriales está en medio de una huida hacia delante, publicando mucho más de lo que el mercado puede absorber, y, aparentemente con un único objetivo: ver si uno de sus títulos “pega”. No obstante nada tiene una razón única de ser y, quizá, en el sector editorial se esté dando una “tormenta perfecta” en la que cada factor tiene su parte de culpa: la política comercial de las editoriales, el ebook, la piratería, la continua aparición de otras opciones de ocio, la preferencia de la sociedad por una satisfacción inmediata y no necesariamente reflexiva…
7. En “El águila y la lambda” muestras que tanto el gobierno de Cartago como el de Roma está regido en buena medida por personas ambiciosas, corruptas y de pocas miras. En “Okela”, el protagonista carga contra los políticos “demagogos” — y lo digo en el sentido peyorativo— y populistas. Supongo que hoy día tus personajes se horrorizarían.
No lo creo, más bien supongo que los verían como auténticos “amateurs” de la política. Y si me apuras, me da la sensación de que se reirían de ellos como quien se ríe de un bufón. No veo en nuestros políticos madera de hombres de estado capaces de tomar decisiones transcendentes ya sea en beneficio de su país o en el suyo propio, ya sea por mantenerse fiel a unos valores o por no tener principios, no les veo capaces de retorcer una situación hábilmente, de buscar apoyos entre sus enemigos, de decidir el momento adecuado para llevar a cabo una traición, de cambiar de bando en el momento oportuno. Creo que ninguno de los que hoy ocupa escaños en los dieciocho parlamentos que infestan el país, duraría mucho en una simple curia local de la antigua Roma. De todos modos, también soy de la opinión de que la densidad por metro cuadrado de gente mezquina suele mantenerse constante, da igual el gremio, el país o la época. El problema, hoy en día, es que hasta quienes no lo son, lo parecen.
8. Yeyo Balbás escribió sobre las Guerras cántabras y tú sobre el mítico origen de Cantabria. Además sé que hay una curiosa anécdota que también os une a ambos...
Efectivamente. La primera novela de Yeyo (Pax Romana) y la mía (Okela) salieron publicadas con una semana de diferencia. Escribimos ambas novelas a cien metros de distancia sin conocernos siquiera, e hicimos fotocopias en la misma copistería antes de enviar los manuscritos. Sólo hicieron falta un par de cervezas para sellar una amistad y, a modo de chascarrillo privado, comenzamos a autodenominarnos “Generación Vargas”. Vargas es el nombre de la calle donde se escribieron ambas.
9. Una sobre gustos: Tus tres libros favoritos, tus tres películas favoritas y tus tres grupos musicales o discos favoritos.
La Iliada, El Principe y La Conjura de los Necios. Lo que el viento se llevó, Acción Mutante, La fiera de mi niña. Joaquín Sabina, Dire Straits, Johann Sebastian Bach.
10. Si crees que nos hemos dejado algo en el tintero y que quieras decirle a los lectores del blog Muchas gracias Pedro y esperamos poder leer muy pronto tu nueva novela "Peña Amaya".
Ha sido una entrevista bien completita. Simplemente me gustaría darte las gracias a ti y a los seguidores del blog. Un fortísimo abrazo a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario