martes, 6 de mayo de 2014

Entrevista a Alberto Pérez de Desperta Ferro Ediciones

Alberto Pérez, editor de Desperta Ferro, se ha dejado entrevistar, respondiendo de forma concienzuda a las preguntas de siempre y a algunas nuevas. Espero que disfrutéis tanto leyendo la entrevista como yo haciéndola. Agradecer a Alberto su buena disposición para dedicarle un tiempo a este humilde blog. 


-¿Puedes contarnos como nació la revista Desperta Ferro y el porqué de su nombre?
Desperta Ferro nace en 2010 como iniciativa de tres historiadores (Carlos de la Rocha, Javier Gómez Valero y el que esto escribe, Alberto Pérez Rubio), que echaban de menos en el mercado español un producto dedicado a la Historia Política y Militar de calidad. Nuestra idea era acercar al lector este ámbito, que por desgracia en España, y salvo honrosas excepciones, no ha recibido demasiada atención ni desde el ámbito académico ni en la divulgación seria. Pensamos que se podía intentar crear una publicación que se acercase a la Historia Militar desde los postulados más actuales y menos rancios en su estudio, como una faceta sin la que, por desgracia, es inexplicable el devenir histórico. Y ahora, tras cuatro años de andadura, creemos que el objetivo se ha cumplido, aunque eso os compete a los lectores enjuiciarlo, claro. Sobre el nombre, ¿qué decir? Queríamos un nombre que se alejase de los de las revistas de Historia al uso, que sonase evocador, y ese grito de guerra tan nuestro, con su apelación al “hierro”, al despertar del arma,  lo es, ¿no te parece? Eso sí, por desgracia es un nombre que para un lector foráneo no dirá mucho…

-Llamándose Desperta Ferro es raro que hubiese que esperar hasta el número 22 para ver uno dedicado a la expansión mediterránea de la Corona de Aragón...
Buena observación. Cuando decidimos los temas anuales siempre buscamos aspectos poco manidos u otros que, aún siendo más conocidos, nos permitan abordarlos de un enfoque nuevo. Y los gustos e inclinaciones personales de los editores también juegan un papel, claro, para eso hacemos la revista que nos gustaría leer. “La expansión mediterránea de la Corona de Aragón” se ha hecho esperar, cierto, siendo como es un tema apasionante, pero cuando lo ha hecho ha desplegado las barras de manera inmejorable, de Cerdeña a Anatolia.

-Es de suponer que DF Antigua y Medieval ha funcionado muy bien ya que con el tiempo han nacido sus hermanas DF Moderna y DF Contemporánea, lo cual tiene mucho mérito en los tiempos en los que estamos y con el mundo editorial bastante tocado.
Sí, según está el país no podemos quejarnos. Detrás de Desperta Ferro Ediciones hay mucho trabajo y la apuesta económica personal de sus tres fundadores, sin ningún soporte ni ayuda institucional. Todo arranca de ahí, y te aseguro que levantar desde cero una empresa en el ámbito cultural no es nada sencillo. Pero bueno, si Desperta Ferro es nuestro nombre, Audentes Fortuna Iuvat -La Fortuna sonríe a los audaces- es nuestro eslogan. Y de unos inicios humildes, ahora ya tenemos esas tres cabeceras en el mercado, y somos una plantilla de siete personas, amén de multitud de colaboradores externos.  Y por supuesto, sin la confianza de nuestros lectores, desde aquellos valiente que se suscribieron a Desperta Ferro Antigua y Medieval cuando solo habíamos sacado nuestro gratuito número 0 a los recién llegados que siguen conociéndonos, esto no habría sido posible.

-Si en algo puede verse el éxito de la revista es en la calidad de los colaboradores, tanto nacionales como internacionales; debe ser todo un orgullo ver que tantos prestigiosos historiadores publiquen en la revista.
Desde luego es un orgullo, sobre todo cuando a menudo es gente con la que has aprendido y disfrutado, leyendolos previamente. En este sentido, desde el primer número teníamos claro que queríamos que en Desperta Ferro para cada tema escribiesen expertos en el mismo. Y eso pasa por acercarse al mundo académico, y no solo al español, porque por nuestras páginas han desfilado autores de muchísimas nacionalidades: Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Rusia, República Checa, Egipto, Israel, Irán, Dinamarca, Finlandia, México, Japón y un largo etcétera. Todo esto implica evidentemente mucho trabajo: hay que leer mucho para ver quién trabaja un tema determinado, buscar al experto, conseguir que quiera trabajar con nosotros, traducir sus textos si no es del ámbito hispano, remunerarle, etc. Pero creemos que esa especialización es la clave para escribir Historia; no nos vale esa idea de que cualquiera leyendo dos manuales y visitando tres páginas en internet puede escribir un artículo. Eso no funciona, no si el lector tiene criterio. Por ello queremos que el lector tenga un acercamiento a los temas de la mano de los autores que están trabajando actualmente en los mismos, “que están en la miga”.

-¿Por qué piensas que el mundo de la guerra y lo militar tiene tantos aficionados cuando si te paras a pensarlo está basado en algo tan cruento?
Por una parte está lo que comentaba antes: por desgracia la Historia no se comprende sin la guerra, sin la violencia, como por ejemplo decía Marx. Y por más que nos horrorice (¿a quién puede no horrorizarle la guerra?), es necesario conocerla para comprender qué ha sido y qué es el mundo en que vivimos…y pensar en cómo queremos que sea el que vendrá. En Desperta Ferro abordamos la guerra y lo militar desde muchos aspectos, y al margen de narración de batallas, de estrategia, de táctica, de panoplia, puedes encontrar textos sobre mentalidades, (para entender qué llevaba al guerrero a combatir y sus valores), el sufrimiento de la población civil, etc. No nos quedamos en épica y banderas, aunque por otra parte este aspecto, la lucha, el sacrificio, la superación, cosas que también se dan en la guerra (que puede sacar lo peor, pero también lo mejor del ser humano), explica también la atracción por lo bélico.

-Una pregunta algo filosófica: ¿Crees que la guerra es algo intrínseco al ser humano?
Uf…Pregunta para varias tesis doctorales. Depende de a quien preguntes, sobre la violencia y la guerra hay teorías biologicistas, materialistas, culturales…Un charco en el que no me meto.

-Y ya hablando sobre los romanos... ¿Por qué aun hoy día el Imperio romano cautiva la imaginación de la gente?
Seguimos viviendo en la herencia de Roma, desde el lenguaje al derecho (o la religión, hubo una Roma cristiana) pasando por muchísimos referentes literarios y estéticos, cribados por el tamiz de los siglos pero aún patentes. Y aunque hay mil factores que nos siguen atrayendo, a mi me fascina esa capacidad de una aldeucha en un insalubre rincón del Lacio para convertirse en un poder omnímodo. 

-Pan y Circo para entretener a la plebe, corrupción entre los gobernantes que muchas veces quedaba impune... ¿Hemos cambiado tanto?
Ja, ja, ja. No, no hemos cambiado tanto, me temo…

-Con el reciente estreno de Pompeya... ¿Crees que las películas de romanos de Hollywood ayudan a acercar el mundo antiguo a los espectadores o por el contrario lo desdibujan hasta el punto de que la gente salga de las salas de cine totalmente engañada pero creyendo que la Historia fue así?
Siempre es complicado hacer una valoración. Si hay un espectador que del visionado de un péplum da el paso a profundizar en la Historia bienvenido sea, pero por desgracia creo que primará más lo que comentas, la distorsión acerca del pasado. Todas estas películas son productos de consumo masivo, y a veces incluso con una agenda política muy marcada detrás, como la nefasta secuela de 300. Por desgracia el poder penetrador que tiene el cine o la TV está a años luz del de productos como Desperta Ferro, y las imágenes que imprimen en la retina (y en el cerebro) del espectador poco avispado acaban creando un nuevo imaginario. Quizás esas recreaciones distorsionadas del mundo clásico acaben conformando otro paradigma sobre el mismo, y ya sabemos que hoy en día cualquiera puede opinar de cualquier cosa, perdido un poco (bastante) el respeto al verdadero conocimiento. ¿Valdrá el “lo vi en una película” como el haberse dejado las pestañas contrastando manuales y artículos?

-Bueno, cuéntanos que números habéis dedicado al mundo militar romano.
Pues han sido bastantes, habida cuenta de que es un tema que apasiona a gran número de nuestros lectores.  Desde el nº1, “La caída de Roma”, al recién aparecido nº23 sobre “La Primera Guerra Judeo-Romana”,  pasando por el nº5 “La República en peligro”, el nº11 “El Imperio romano de Trajano a Marco Aurelio”, el nº17 “La Segunda Guerra Púnica en Iberia”, o el nº19 “César vs. Pompeyo”. Y hay otros que también han tocado temas romanos, ya que aunque no monográficamente dedicados a Roma coincidan cronológicamente, como el nº2 “La amenaza celta”, el nº4 “Los asedios de Constantinopla” o el nº6 “Talasocracias”. Eso respecto a la Roma clásica, pero si hablamos de la Segunda Roma, de Constantinopla, el nº18 lo dedicamos a Justiniano, y también se toca en el nº3 (“La herencia vikinga”, con la guardia varega) o en el nº20 sobre “La Primera Cruzada” (y su relación con Bizancio). En ellos han participado autores de primer orden como Yann Le Bohec, Fernando Quesada, Francisco Gracia, Ángel Morillo, Luis Amela Valverde, Pierre Moret, Philip Matyszak, etc. Se pueden consultar sus índices en nuestra web.

-¿Puedes comentarnos algo en primicia sobre futuros números de temática romana?
Venga, aunque hasta mayo no desvelaremos los temas del próximo año, una primicia. El número de septiembre versará sobre el ascenso de Octaviano al poder. Y te adelanto que los autores que están escribiendo son de lo mejor, ¡será crema!

-La portada del último DF Antigua y Medieval es impresionante; veo que habéis encontrado un “filón” en Radu Oltean, quien también es ilustrador de Ancient Warfare...
¡Gracias! Sí, Radu Oltean es un artista excepcional. Pero además, y aunque nosotros documentamos exhaustivamente cada ilustración para que sea veraz y se ajuste a lo que sabemos por arqueología, fuentes e iconografía (una labor ímproba, créeme), Radu es un apasionado de la Historia y se involucra en su trabajo. Y trabajar con él es fácil y agradable, hemos desarrollado una buena amistad. Sus composiciones son realmente dinámicas y llenas de fuerza. Es un orgullo que ilustre nuestras portadas.

-Y hablando de Ancient Warfare, sus editores dijeron en una entrevista que había buena sintonía entre los equipos de ambas revistas, las cuales más que rivales eran publicaciones amigas. ¿Lo ves así también?
Sí, desde luego. Nos une una buena relación con ellos, y de hecho yo he publicado varios artículos en Ancient Warfare. Es una excelente publicación, y animo a cualquiera interesado en la historia militar de la Antigüedad que le eche un ojo. Siempre es sana la competencia (que realmente no es tal, dado que ellos publican en inglés) y el crear sinergias y ayudar a que crezca el interés por la Historia.

-Y en cuanto al “producto nacional”, las láminas de Sandra Delgado son también de mucha calidad; estáis descubriendo algunos artistas cuyas obras rivalizan con la de los mejores, tenéis buen ojo...
¡Gracias! Siempre estamos fijándonos en los trabajos de nuevos artistas, y es cierto que en Desperta Ferro hemos tenido la suerte de trabajar con grandísimos ilustradores, nacionales y extranjeros. Sandra trabaja estupendamente, y desde sus inicios con la figura de un mercenario cristiano a camello hasta su doble página de un combate naval en el número sobre la Corona de Aragón no hace sino crecer y mejorar. ¿Y qué decir que José Daniel Cabrera Peña, que ilustró nuestras primeras portadas? ¡Un auténtico crack! Pero también un bregado veterano como Ángel García Pinto, Mikel Olazabal, con esa doble página de Leuctra brutal, Jorge Martínez Corada, con la doble vista de Jerusalén que ilustra el último número, Pablo Outerial, Justo Jimeno, Rocío Espín, Julia Lillo…O en el ámbito internacional Giussepe Rava, Keith Rocco, Don Troiani, Matthew Ryan…Creo sinceramente que nuestra apuesta por la ilustración histórica de calidad es tan fundamental para Desperta Ferro como los textos, e intentamos hacer una revista que sea también un placer para la vista.

-Quién no os conozca puede hacerlo a través de vuestra propia página web y de Facebook, ¿cierto?
Claro, nuestra web es www.despertaferro-ediciones.com, y tenemos cuenta en Facebook y en Twitter. A través de las redes sociales podéis seguir nuestras novedades.

-La inevitable pregunta sobre los gustos: Tres bandas favoritas y tres libros preferidos.
Uffff….cuestión peliaguda. Colecciono vinilos, así que imagínate si te podría decir bandas…Venga, The Pogues, The Housemartins y The Clash. Y sobre libros me es más complicado todavía que sobre música, hay tanto y tan bueno que leer. Lo último que he leído y que no fuese académico ha sido “Vida y destino” de Grossman, “La utilidad de lo inútil” de Nuccio Ordine y “La pasión de la mente occidental” de Richard Tarnas.

-Si quieres añadir algo más para los lectores que nos hayamos dejado en el tintero...
Poco más. Muchas gracias Vori por la entrevista y ánimo con tu labor de divulgación a través de tu blog. Y animar a los lectores que no conozcan Desperta Ferro a que le den un tiento. Si han caído en este blog es que les interesa la Historia Antigua, ¡así que Desperta Ferro Antigua y Medieval no puede faltar en sus estanterías!

No hay comentarios:

Publicar un comentario