sábado, 20 de noviembre de 2010

Reseña de "La Liga de los Hombres Extraordinarios" de Alan Moore y Kevin O´Neill

Estos comics que aquí os presento -de manos del famoso guionista Alan Moore- no tienen nada que ver con la palomitera película que de ellos se realizó hace unos años, destinada al público adolescente poco exigente. No. Estamos, como con toda la obra de Moore, ante una serie para adultos similar a Watchmen o V de Vendetta.

En sus páginas vemos que el Imperio británico reúne un equipo formado por famosos personajes de la literatura de fantasía y ciencia ficción del siglo XIX; Mina Harker –sacada de la novela Drácula- será la encargada de buscarlos y entre ellos tenemos al Hombre Invisible, al Capitán Nemo, al Dr. Jekyll –y a su amigo Mr. Hyde- y a Allan Quatermain.

Y es que el mundo de estos comics no es el nuestro. Es el mundo donde se desarrollaban todas esas novelas y, como tal, los inventos que en ellas nos contaban muchos autores como Julio Verne o H. G. Wells son reales y la ciencia ha evolucionado en su dirección. La electricidad convive con el carbón, el vapor y otros minerales misteriosos y nos encontramos así con enormes engendros mecánicos y extraños aparatos tecnológicos.

La serie se divide en tres sagas, cada una de ellas centrada en algunas novelas y malvados típicos de la época : Fu-Manchú, La Guerra de los Mundos... Y es que las páginas de esta obra están repletas de personajes y guiños referentes a toda la literatura victoriana, fundida en la amalgama del mundo que nos presenta Moore, donde cualquiera de esas obras pueden dejar de ser ficción y presentarse ante nuestros ojos como vivas y reales. La lista de estos guiños y apariciones sería interminable y es mejor no quitarles la sorpresa a futuros lectores. Simplemente decir que es una delicia ir averiguando página a página quién es quién, o encontrar algún detalle en ilustraciones o diálogos que hacen referencia al mundo de las novelas del XIX.

Visualmente, el estilo de O´Neill puede parecer algo áspero al principio, pero una vez te acostumbra es cuando se descubre que le va como el anillo al dedo a la narración y que realmente es un estilo detallista y colorista. Moore supo encontrar al ilustrador adecuado para esta gran obra.

En ella los personajes son lo que son. Marginados. Fugitivos. Delincuentes. Locos. Y muchas veces, como tales se portan. Tenemos personajes amorales como el Hombre Invisible, brutales y despiadados como Hyde, donde Mina Harker es una mujer fría y traumatizada, Nemo es un fanático y un asesino, o como el Quatermain que conocemos en los primeros capítulos: un viejo borracho y drogadicto.


Vamos, que no son precisamente una cuadrilla de super héroes. Y es precisamente por eso que estos personajes tienen tal fuerza y carisma a lo largo de la historia.

Historia que os he dicho se divide en tres volúmenes, aunque realmente se puede disfrutar realmente leyendo sólo los dos primeros –lo que podría llamarse “la Saga Clásica”- ya que la tercera parte nos presenta el futuro -1910, 1968 y 2008- y apenas encontramos ya referencias a la anterior historia, habiendo perdido en mi opinión toda la frescura y el empuje original.

Así pues, una gran serie que todo amante del buen comic y la literatura de detectives, aventura y ciencia ficción XIX no debe perderse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario